INICIO

MASAJE TIBETANO

La Medicina Tradicional Tibetana describe la salud como el equilibrio entre los tres humores o tres principios energéticos del cuerpo conocidos como viento, bilis y flema. El viento (rLung- tibetano; Qi- chino; Prana- hindú) es la energía vital y por tanto la más importante ya que es responsable de todo movimiento tanto a nivel físico (sistema nervioso) como psíquico (pensamientos) así como a nivel universal . Siendo por tanto el origen de los desequilibrios de las otras dos energías lo cual se manifestará en enfermedades de cualquier tipo.

 

La MTT considera la mente con sus desequilibrios (emociones perturbadoras) motivados normalmente por un exceso de viento (pensamientos) como la causa primaria de la enfermedad. Lo que en el occidente se conoce como estados de estrés, ansiedad, nerviosismo, hiperactividad, insomnio, etc. Es por ello que las terapias externas destinadas a mantener o recuperar el equilibrio de dicha energía son consideradas unas de las más importantes. Una de ellas es el masaje Ku Nye y la otra es la moxa mongola o Hor Me ( ver apartado: Moxa Mongola)

 

El masaje tibetano o  Ku Nye se realiza con aceites artesanales  tibios aplicados en todo el cuerpo o en zonas determinadas. Consiguiendo, además de los efectos ya conocidos del masaje terapéutico,  la relajación del paciente y calmando por tanto la energía viento. El tipo de aceite a utilizar dependerá de la patología y la constitución de la persona.

 

Esta terapia está pues muy recomendada en todas las edades y casos,

sobre todo:

 

- Como medida preventiva ante cualquier enfermedad

 

- Todo tipo de dolencias y lesiones musculares.

 

- Procesos de recuperación física tras periodos de inmovilización o inactividad forzada.

 

- Eliminación de la retención de líquidos.

 

- Mejorar el dolor y la movilidad de las articulaciones.

 

- Mantener la elasticidad muscular.

 

- Combatir la tensión nerviosa.

 

- Evitar el insomnio.

 

- Aliviar el dolor.

 

- Ansiedad, depresión, estrés

 

- Niños hiperactivos o con déficit de atención.

 

- Mujeres embarazadas; es sumamente importante para la madre mantener

  la estabilidad mental.

 

- Ancianos y personas cercanas a la muerte.

 

 

La  terapia  generalmente  consistirá  en  la  realización  de  un  test  para  conocer  la  tipología  humoral  o constitución  de  la  persona   seguida  del  masaje  o  terapia  externa  más   apropiada. Mas info. CONTACTO